Iglesia San Bartolomé 28, Calle Corredera San Bartolomé, 23740 Jaén, España

Localización: Corredera San Bartolomé, Nº28 – Andújar

Arquitectos: Francisco Castillo “El Viejo, “El Mozo” y Benito Castillo

Año de construcción: anterior a 1550

Tipología: Arquitectura religiosa. Estilo gótico tardío y planta basilical

La Iglesia de San Bartolomé, declarada Monumento histórico-artístico por Decreto 3034/1982, fue construida fuera del recinto medieval fortificado de la ciudad aglutinando el crecimiento del arrabal de San Bartolomé.

HISTORIA Y ANTECEDENTES

No hay constancia de cuando comenzó a construirse, si bien alrededor de 1550 hay conocimientos de que las obras estaban bajo la dirección de los Castillo, una familia de canteros jienenses, de los que Francisco del Castillo, el Viejo, es el nombre del primero de estos que conocemos actuando en San Bartolomé. A él se debe la puerta de la Sacristía, en el primer tramo de la nave de la epístola, en la que se observa el tránsito del gótico tardío -empleo del arco carpanel, derrame en las jambas- al renacimiento en sus elementos platerescos.

Después de 1556, será Francisco del Castillo, el Mozo, hijo del anterior quien se haga cargo de la construcción como sucesor de su padre. Este fue quien dio un nuevo ritmo estético al conjunto goticista adulterándolo con exhibiciones del más elegante manierismo italiano. A él le corresponde la reforma del crucero y el presbiterio, dejando a su vez su huella en arcos torales y en la decoración manierista de sus bóvedas. A él se debe, también, la traza de la actual capilla Mayor, que es de planta cuadrada y testero plano, cubierta con bóveda vaída decorada con casetones irregulares de estilo manierista.

Bernabé de Lorca y Benito del Castillo serían los responsables de dar fin al conjunto cuyo interior queda ya construido en 1596.

Al final de la centuria se levantó su inconclusa torre-campanario, de planta cuadrada que termina acabada en forma octogonal con pináculos en las esquinas y rematada con chapitel, y que recuerda mucho a la de la parroquia de San Miguel y cuya autoría debe atribuirse a Francisco del Castillo el Joven. Otras obras sufriría el templo en el siglo XVIII, pero de menor envergadura, consecuencia de ello es la bella capilla Sacramental.

INTERIOR DE LA IGLESIA SAN BARTOLOME

Interiormente presenta una planta de tipo Basilical, de 3 amplias naves, prolongándose la central con cabecera plana. Transversalmente se divide en 5 tramos, de los cuales el que hace de transepto es algo más ancho que los restantes. Lleva coro alto a los pies ocupando todo el espacio de la nace central.

Los pilares de las naves son de corte cuadrangular con ondulaciones cruciformes de arista aguda. Estos soportes encuentran correspondencia en los medios, que están sobre los muros, apoyando directamente en los estribos internos, los cuales quedan camuflados en parte entre las capillas laterales.

Las naves se cubren a distinta altura con distintas soluciones producto de las transformaciones sufridas a lo largo del tiempo: ojivas estrelladas en la zona central y transepto, y de simple cruce en las restantes; la central del transepto es circular sobre pechinas y se adorna con rica decoración de estucos; la del tramo anterior es vaída decorada con yesos policromados.

Esta forma de construcción de tendencia románica imposibilita la apertura de grandes vanos, dando como consecuencia un aspecto a los muros de gran pesadez y escasa luminosidad interior

La iglesia tiene varias capillas laterales. En la nave de la Epístola y con acceso por el centro del tramo superior se encuentra la sacristía, con una portada labrada en piedra, con arco campanel entre columnas abalaustradas. El interior de la sacristía es de planta rectangular cubierta con artesonado de madera de canes y sostenido en su centro por una columna de piedra de origen tostano. También destaca la pila bautismal que se cierra con una reja plateresca del siglo XVI, de dos pisos con un friso central de grutescos con banda de arquillos continuos en los extremos y tres calles en vertical. La sobrepuerta con ático o franja que corona con decoración propiamente plateresca de roleos y arcos flameros.

En la nave del Evangelio se abren tres capillas que coinciden con el segundo, tercer y quinto tramo. De planta rectangular y cubiertas las dos primeras con bóvedas de crucería, y con bóveda de cañón la del tramo de los pies. Cabe destacar el retablo de las Animas del escultor Parma Burgos, y la reja plateresca que cierra la capilla.

La capilla Sacramental o del Sagrado Corazón de Jesús, realizada en el Siglo XVIII, que se encuentra en el segundo tramo de la nave de la epístola, está cubierta con bóveda ligeramente oval sobre pechinas y decorada con bellos estucos. En las pechinas, tambor e intradós de la bóveda hay medallones ovalados con escenas religiosas en policromía. Conjunto exuberante lleno de plasticidad y riqueza visual, de ambientación barroca.

A Francisco del Castillo, el Viejo, se debe la puerta de la Sacristía, en el primer tramo de la nave de la epístola, en la que se observa el tránsito del gótico tardío – empleo del arco carpanel, derrame en las jambas – al renacimiento en sus elementos platerescos.

EXTERIOR DE LA IGLESIA SAN BARTOLOME

La fachada sur da a la Corredera San Bartolomé y en ella se muestra la sacristía con 2 plantas y 3 vanos en cada una; la portada es la más interesante de todas y está formada por un arco apuntalado dentro de otro conopial con adornos de cardinas, 2 hornacinas con doseles, todo ello enmarcado de pináculos.

La fachada de los pies, al Oeste y en la c/ Aire del entrever la forma de su cubrición a 2 aguas, con rosetón en su eje axial proseguido en su parte inferior de la portada, con arco de medio punto enmarcado por arco conopial con el escudo prelaticio del obispo de Jaén D. Iñigo Manrique, enmarcado por zapatas en las que se inscribe la cruz de la orden de Calatrava, así como en la parte superior del escudo eclesiástico un rosetón.

La fachada Norte situada en la C/ Villegas está encajada entre los volúmenes de las capillas laterales, entre las que se encuentra la portada de vano conopial arquivoltado y flanqueada por pináculos. Esta puerta septentrional sigue el esquema de la puerta sur de San Miguel y sus características formales son semejantes a las de la puerta meridional de la Iglesia de Santiago Apóstol.

En el conjunto destaca la torre, concebida en unidad con la capilla Mayor, que se muestra a la calle de nueva apertura, con tres cuerpos de sillares sobre planta cuadrada. Es gemela a la torre de la Iglesia de San Miguel.

Puerta sur

Puerta oeste (occidental)

Puerta norte (septentrional)

De todos los exteriores lo más sobresaliente es el orden artístico de la torre, concebida en unidad con la Capilla Mayor. Es de tres cuerpos de sillares sobre planta cuadrada. El cuerpo bajo se hace estancia. El segundo cuerpo se marca al exterior por cornisa y en sus cuatro fachadas lleva arcos de medio punto. El cuerpo de campanas es ochavado, con vanos de medio punto en los lados que no hacen esquina.

adm1n_arq123wm2
    Monumentos relacionados